compartir +

Femenino ficto

 

FUENTE: Revista Ñ. Por Susana Anaine (22/04/2017)

 

“Mucho amor a los jóvenes y a las jóvenes, si así se dice, para ponerle perspectiva de género". Siguiendo la tradición inaugurada en España por la portavoz del PP y por la diputada ganitana de PSOE, la Presidenta del Consejo de Educación de Santa Cruz dirigió sus palabras a los jóvenes y jóvenas.

 

Aunque es atendible la voluntad de subrayar la inclusión de la mujer en ciertas situaciones enunciativas, como en los discursos a un público mixto – buen camino para internalizarla –, resulta antieconómico alterar el masculino genérico en los actos de habla cotidianos, p. ej., “nosotros y nosotras vamos” en lugar de “nosotros vamos”.

 

Muy lejos de todo esto, el hecho de inventarles flexión de género a voces que no la tienen. Tal el caso de joven, cuya morfología no transmite los significados `masculino’ o `femenino’, de ahí que se los indique mediante los atributos (pronombres o adjetivos): este/esta joven; las jóvenes escritoras.